l principal enemigo de los ordenadores actuales, especialmente de los portátiles, es el calor que generan. Aparte del agua, el calor explica muchas de las averías en los componentes y circuitos electrónicos de los portátiles. Ese calor es el precio que hay que pagar a cambio de su potencia. Más rapidez y mayor cantidad de procesamiento, es igual a mayor calor generado.

No obstante, los portátiles cuentan con diseños y mecanismos pensados para extraer parte de ese calor al exterior, y de esa manera alargar la vida de los componentes y circuitos internos. Sucede, sin embargo, que los ventiladores internos y las ranuras de refrigeración se van ensuciando con el paso del tiempo, llegando un momento en que el calor no puede salir al exterior y termina por dañar irreversiblemente componentes cruciales como el procesador o el chip gráfico. Llegados a ese punto, la reparación será cara y difícil.

Lo que debemos hacer es mantener -en la medida de los posible- limpia la habitación en la que estamos usando el portátil. Pero aún así, llegará un momento que la suciedad se impondrá, y lo notaremos porque el portátil hará más ruido del habitual, pudiendo llegar a extremos casi insoportables. Es momento de abrir ese portátil y limpiarlo.

En DIGITAL-NET cobramos 45 euros por realizar esa limpieza, dejándolo tan limpio como lo estaba inicialmente. Como siempre, en ese precio se incluye el desplazamiento (en este caso de ida y vuelta, puesto que para realizar esa limpieza tenemos que retirar el portátil a nuestro taller).

 
Simple Share Buttons